¿Cómo no sentir culpa al comer?

Hace unas semanas presenté un taller sobre alimentación intuitiva aquí en Guadalajara y uno de los temas fue cómo deshacerse de la culpa, la vergüenza y el auto-desprecio acerca de la comida. Antes de empezar a comer, los puse a todos a hacer una meditación muy poderosa para sintonizar sus cuerpos acerca de la comida. Así que de todos modos después de que terminó, les pedí que levantaran las manos y compartieran lo que les pareció y la respuesta más común fue, que es realmente difícil para la gente sintonizar con su cuerpo, porque hay una voz interna repetitiva que sigue haciéndoles saber sobre sus lonjas o rollitos en su vientre y lo malos que son al estar comiendo ese alimento, aunque sea sano, pues pueden engordar. ¿Te ha pasado?

¡Wo! Así que me estás diciendo que debido a la cultura de las dietas y todos los mensajes que recibimos sobre lo equivocadas que están nuestras panzas por no ser planas, esta influencia en realidad tiene un efecto directo en que seamos más intuitivos acerca de la comida?

¡Sí! Porque si no te gusta tu vientre, ¿cómo en el mundo serás capaz de escuchar tu hambre y plenitud cuando esa es la parte de tu cuerpo donde más lo sientes?.

Me hace querer ayudar a traer más conciencia de lo poderosos que son nuestros pensamientos cuando estamos comiendo o acerca de la comida. Me gustaría decir que poniendo a un lado la comida, si tu puedes trabajar en cambiar tu lenguaje interno en relación con la comida, te prometo que notarás un cambio masivo en la forma en que comes. Y esto me lleva a hablar de la importancia de deshacerse de la culpa asociada con comer ciertos alimentos.

Y otra de las preguntas fue: ¿Qué pasa si no me siento culpable?, seguiré comiendo hasta que me enferme. O, ¿cómo cambiaré si no me siento culpable? Lo que quiero recordarles con firmeza es que la culpa en realidad perpetúa los hábitos exactos con la comida de la que estás tratando desesperadamente deshacerte. ¿Por qué? Porque es tan estresante tener pensamientos culpables antes o después de comer que a menudo suceden dos cosas:

  1. No estás presente para degustar el real sabor de la comida y necesitas mucho más.  
  2. Sentirte culpable después de comer sólo te hará querer cubrirlo con más comida.

Para hacer las paces con los alimentos debes separar tu imagen corporal y la pérdida de peso de la forma en que comes. Tienes que tratar a los dos por separado porque tan pronto como comiences a manipular los alimentos para tener un cuerpo más pequeño, experimentarás mucha confusión sobre cómo comer.

Si tienes curiosidad por saber más, actualmente tengo 2 lugares para marzo y 8 lugares abiertos para consultas 1×1 en el mes de abril. Haz el trabajo ahora y para cuando llegue el verano, creo que te sentirás mucho mejor con la comida y tu cuerpo.

Reserva tu lugar aquí: https://verovillalobos.com/producto/consulta-vero/

Leave a reply