Complementos alimenticios continuación…

Foto: Propia


¿Cómo leer la etiqueta al comprar complementos?

La etiqueta ideal debe decir todo lo que necesitamos saber antes de comprar y tomar un complemento. Hasta hace poco, muchas etiquetas daban poca información. Gracias a una resolución de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), la etiquetación será uniforme en ese país.

La FDA estipuló que a partir de 1999 las vitaminas, minerales, hierbas y otros complementos alimenticios deben incluir una lista con la «información nutrimental», enumerando ingredientes por peso y dando un porcentaje de la referencia de consumo diario (RCD) expresado como porcentaje de ingesta diaria (ID) para esos nutrientes con una RCD fija. 

También es preciso especificar el significado de términos coo «alta potencia». En el caso de las hierbas, debe señalarse cuál es la parte que se ha empleado en el producto (hojas o raíz).

A continuación te voy a dar los términos que encontrarás en las etiquetas como un paso que te va a permitir informarte antes de decidir qué complementos deseas comprar.

Significado de los términos

Informe de identidad. Descripción del tipo de complemento que suele aparecer antes o después de la marca. Debe incluir las palabras «complemento alimenticio» o «complemento» seguida del nombre del ingrediente o su tipo: «complemento de magnesio», «antioxidante» o «herbolario».

Beneficios para el organismo. Mensaje que se indica cuál es el efecto benéfico del producto sobre un sistema o función del organismo (o sus efectos sobre el bienestar general). «Tónico para el aparato digestivo». Este tipo de enunciados en una etiqueta también deben llevar un aviso que indique que tales afirmaciones no han sido evaluadas por la FDA, y que el propósito del producto no es diagnosticar, tratar, curar o prevenir alguna enfermedad.

Cita de una enfermedad. Enunciado que indica la relación entre un complemento y una enfermedad o un padecimiento de la salud. Pocos complementos portan este mensaje, pues debe ser autorizado por la FDA o estar basado en pruebas de órganos científicos que relacionen un complemento con la salud. Un ejemplo es mencionar que el calcio se relaciona con un menor riesgo de sufrir osteoporosis, suponiendo que el complemento tenga suficiente cantidad de calcio.

«Alta Potencia». Este término debe usarse sólo si un complemento de una sola sustancia nutritiva aporta 100% o más de la ingesta diaria recomendada (IDR). En productos con múltiples ingredientes, dos terceras partes de los nutrientes de los cuales se conoce la IDR deben aportar 100% de ella, además, deben identificarse tales elementos nutritivos.

Instrucciones. Indican la cantidad del complemento que el fabricante sugiere como dosis adecuada, cuándo y cómo es mejor tomarlas (con alimentos o con un vaso de agua, por ejemplo).

Ingredientes. Lista de todo lo que tiene el complemento, en orden decreciente por peso. Incluye aglutinantes, rellenos, conservadores, cubiertas, agentes colorantes y otras sustancias inertes. Si se cita un ingrediente en la «información nutrimental», como ácido ascórbico en la vitamina C, éste no tiene que estar incluido en la lista de ingredientes.

Advertencia. Aviso preventivo que indica que todos los complementos deben mantenerse fuera del alcance de los niños. Los productos que contienen hierro deben incluir una advertencia específica sobre los riesgos de una sobredosis accidental en los niños.

Almacenaje. Aconseja la mejor manera de conservar el prodcuto. Casi todos los complementos alimenticios deben guardarse en un lugar fresco y seco, es decir, no el en el baño o en el refrigerador, donde la humedad pueda dañarlos. (Algunos productos deben refrigerarse después de abrirlos, si es el caso, se indicará en la etiqueta).

Nombre y lugar de la empresa. Nombre y dirección del fabricante, empacador o distribuidor. Es posible escribir ahí para pedir más información. La etiqueta quizá incluya también teléfono.
Fecha de caducidad. Fecha en la que el complemento pueda empezar a perder su eficacia. La fecha de caducidad, puede aparecer en la base de la botella, no es requerida por ley, se trata de una garantía del fabricante de que el producto permanecerá «fresco» hasta esa fecha. Sin embargo, las empresas no tienen obligación legal de respaldar esa promesa con pruebas de labortario, como en el caso de fármacos convencionales. Los complementos que no indican una fecha de caducidad pueden conservarse toda su potencia y eficacia durante meses después de haberlos comprado. No obstante, como se ignora cuánto tiempo lleva el producto en el anaquel de la tienda, es mejor comprar un producto con fecha de caducidad. Siempre es recomendable consumirlo antes de la fecha indicada.


Y, como siempre, consulta a tu médico antes de comprar o ingerir algun complemento alimenticio.

Espero que esta información les sea útil y a la hora de comprar una vitamina o complemento alimenticio, sepan leer las etiquetas y poder tomar una mejor decisión.

Un abrazo,

Extracto sustraído del libro «Poder curativo de vitaminas, minerales y hierbas», páginas 26 y 27.

Leave a reply