La salud no es sinónimo de extremismo

Permítanme aclarar lo que quiero decir con este título. Estas son las 7 razones principales por las que centrarte demasiado en lo que tú piensas que es saludable, puede comprometer tu salud.

Cuando fui crudovegana, yo juraba que era la más saludable. Hacía 1 hora y media de ejercicio diario, comía sólo alimentos orgánicos, crudos y veganos, escribía todo lo que comía, meditaba diario. También pesaba 67 kilos, no tenía deseo sexual, inflamada, no tenía vida social, y era súper irritable. 

Como Health Coach, me parece importante entender que la salud no se trata de extremos… se trata de volver a nuestro estado natural y encontrar facilidad y equilibrio en todas las áreas de nuestra vida, no de micro-manejar nuestra vida (y la de los demás) y estresarnos por comer la mitad de una galleta que tiene gluten.

  1. Demasiadas verduras crudas enteras pueden causar problemas digestivos. Por supuesto, todo el mundo es diferente, sin embargo muchas verduras en su estado crudo (especialmente el kale y el brócoli) contienen fibra insoluble, lo que significa que son extremadamente difíciles de descomponer. Las alternativas para facilitar la digestión y la asimilación de nutrientes incluye consumirlas en smoothies, jugos, puré en una sopa, al vapor, o salteadas.
  2. Nadie querrá salir a cenar contigo. Créeme, ya lo viví. Cuanto más obsesiva te hagas sobre lo que puedes y «no puedes» comer, más difícil será cenar fuera, a menos que vivas en una ciudad con muchas opciones de restaurantes con comida orgánica y saludable. De cualquier manera, la experiencia social de salir a cenar puede convertirse en una situación estresante si estás muy preocupada con los pequeños detalles. Me doy cuenta de que en realidad como más despacio y me siento mejor físicamente cuando como con amigos… incluso si la comida que como no es 100% ‘limpia/pura’.
  3. Puedes experimentar antojos. Recuerdo cuando era una estricta crudo vegana, no comí absolutamente ningún grano durante medio año… sin embargo, todo el tiempo, tuve antojos de cosas como pasteles, pan y pizza. Con el tiempo terminé atragantándome con bolsas enteras de jícama deshidratada orgánica (sí, mis atragantos involucraron alimentos ‘saludables’, pero ningún atracón es saludable… incluso un atracón de kale). La verdad es, probablemente pude haber satisfecho mis antojos con granos enteros como arroz integral o quinoa, pero ni siquiera me permitía comer eso (excepto ocasionalmente frijoles germinados, lo cual tardaba mucho tiempo en prepararlos – y me encantan, son muy nutritivos y los recomiendo, pero para mi agenda y estilo de vida, imposible). Date la oportunidad de comer lo que realmente quieres…
  4. Te estresarás. Hay mucha investigación que revala los impactos negativos en tu salud en general – mental y física. El estrés que causa el estar controlando cada aspecto de tu salud puede traerte problemas digestivos, aumento de peso, depresión y ansiedad.
  5. Perderás conexión con tu intuición. Cuanto más uses “tu mente” para hacer lo que “tu crees” que es sano, menos se aprovecha “tu instinto”, que en última instancia, sabe exactamente lo que necesitas en cada momento, física, mental y espirtitualmente. Por ejemplo, cuando alimentas a un bebé, el dejará de comer cuando esté satisfecho. Hay un instinto presente que se nubla y empolva más y más conforme tratas de controlar tu salud. Confía en tu intuición.
  6. Será difícil mantener amistades. Al menos que a tus amistades, familia, y pareja les encante la vida extremadamente saludable y estilo de vida perfecta, es muy complicado mantener relaciones. Ser “saludable” es un trabajo de ¡tiempo completo! Cuando era crudo vegana, mi agenda estaba llena de: preparar comida, ejercicio, meditar, preparar más comida, leer y estudiar sobre salud, estar en mi casa lo más que se pueda conmigo misma y con mi pareja, pensar en comida, ir al masaje, a una clase de cocina saludable, preparar más comida, ir a la tienda orgánica y es todo. No había tiempo para salir, no me permitía salir porque no era sano… mmm.
  7. No es saludable. ¿Quién quiere estar enfermo? Confía en ti. Haz cosas maravillosas para tu cuerpo y tu mente. Come verduras, come chocolate obscuro, toma agua, baila, sé agradecido, conecta y comparte con otros, haz lo que amas, trabaja… no es solo tu comida y el ejercicio lo que constituye una buena salud. Placer y relajación no son solo escenciales para tener vitalidad a largo plazo, sino que son de hecho la actual BASE para el bienstar sostenible. Sin estos, te sentirás exhausta y nunca verdaderamente completa en tu salud y en tu vida. Te motivo a reconsiderar tu definición de salud y empezar a nutrir esa parte tuya que realmente está completa, saludable y libre.

Leave a reply

Espera un segundo...

Suscríbete a mi newsletter

¿Quieres recibir contenido adicional? Déjame tu correo y estaremos en contacto