No estás creando una nueva tu, estás liberando tu yo oculta. El proceso es de autodescubrimiento. Lo oculto que quiere surgir está en perfecto equilibrio.

Estoy Gorda

Soy una cerda

No tengo fuerza de voluntad

Me veo horrible

Siempre seré una mugre gorda

Tengo que lograr ser flaca sea como sea

Estas afirmaciones nos las hacemos la mayoría de las mujeres. Nos las repetimos tantas veces que ya son parte de nosotras, nos las creemos. Estos mensajes auto destructivos, porque no tienen otro nombre, nos están enfermando y nos están engordando.

Vivimos haciendo dietas, y somos capaces de hacer cualquier cosa con tal de estar delgadas y lograr nuestro objetivo: la dieta de la luna, la de la sopa de la col, la de la zona, la mediterránea, la de puros jugos, etc. Y si podemos hacerlo, por qué no? Cirugía!

Cada que hacemos dieta nos frustramos porque vemos que, o bajamos con mucho trabajo y luego rebotamos o nunca bajamos de peso y eso nos frustra y nos lleva a la siguiente dieta.

Pero te tengo noticias, de nada sirve hacer la mejor dieta del mundo o comer los mejores alimentos si tus hormonas no están balanceadas.

¿Cómo es eso? 

Primero vamos a ver ¿Qué es una dieta?

Una dieta es el conjunto de nutrientes que se ingieren durante el consumo habitual de alimentos.

La dieta se adapta a cuestiones de:

  • Sexo
  • Edad
  • Peso
  • Situación de Salud

Son influenciados por:

  • Factores geográficos
  • Sociales
  • Económicos
  • Patológicos

Esto nos lleva a la bio individualidad:

  • Somos demasiado individuales para comer exactamente lo mismo
  • Lo que es alimento para uno puede ser veneno para otro

Así es que llevar dietas que no son para nosotros, nos puede llevar a la enfermedad y al desbalance hormonal.

Para balancear tus hormonas es necesario hacer un cambio de hábitos, tales como:

  • Cambios de hábitos alimenticios
  • Manejo de estrés
  • Ejercicio
  • Suplementos alimenticios

Algunas de las recomendaciones alimenticias son:

  • frutas: aguacate, peras, frutos rojos.
  • verduras: hojas verdes
  • leguminosas: lentejas, frijoles, garbanzos
  • hierbas, tés: té de manzanilla, infusiones de te chai, te de frambuesa, rooibos, dong quai (angélica), cohosh negro (cimicifuga racemosa)
  • algas: kelp, espirulina
  • superfoods: maca, camu camu, omega 3 y 6, aceite de onagra, aceite de linaza, linaza, lactobacilos, enzimas digestivas
  • semillas y granos integrales

En el Protocolo No es Fuerza de Voluntad son tus Hormonas, yo te llevo de la mano para hacer este cambio de hábitos desde una manera integral, es un programa muy completo con bases científicas, convencionales y holísticas, de alimentación y manejo de estrés, de emociones y ejercicio. 

Date oportunidad de conocerte, de escuchar a tu cuerpo, de saber cómo funciona y de alimentarlo y nutrirlo de forma correcta para tu salud hormonal.

Me encantará ser tu Coach de salud hormonal y bienestar integra.  Inscríbete aquí [email protected]

Con salud y cariño,

Vero Villalobos

Leave a reply

Espera un segundo...

Suscríbete a mi newsletter

¿Quieres recibir contenido adicional? Déjame tu correo y estaremos en contacto