¿Por qué nos Autosaboteamos?

¿Por qué autosaboteamos nuestra salud?

El Autosabotaje es un tema muy discutido no sólo con mis asesoradas del protocolo hormonal, sino con amigos, colegas e incluso extraños. Parece que no estar a la calidad de nuestras propias normas es una especie de norma aceptada. Decepcionarnos a nosotros mismos parece ser la tendencia.

El otro día, una de mis coachees tuvo que salir de la ciudad el fin de semana y quería estar segura de no pasarse en las comidas mientras cenaba fuera. Así que le pedí que me enviara algunos de los menús de los restaurantes en los que estaba planeando cenar. Leí los menús y le ofrecí algunas opciones deliciosas y saludables. Algunas incluso incluido el postre! También me aseguré de que el hotel en el que se alojaba tuviera un gimnasio para que pudiera estirarse y usar la sauna mientras estaba ella fuera. Ella estaba dentro… hasta que no lo estuvo. Cuando volvió y le pregunté cómo se cuidó a sí misma durante el fin de semana, ella respondió: “No lo hice, por supuesto”. ¡Como si fuera de esperarse!

¿Por qué nos descuidamos?

Tengo muchos clientes que empiezan a cambiar hábitos y quieren recuperar su salud. Algunos desean perder peso através de la nutrición funcional, otros están buscando sentirse mental y emocionalmente balanceados, otros quieren balancear sus hormonas y otros están buscando incrementar sus emociones de sensualidad e intimidad en sus vidas. Independientemente de la razón por la que la persona busque ayuda, parece ser un comun denominador. Las personas no quieren cambiar. Decimos que queremos, y cuando somos guiados con pasos específicos en cómo sobrellevar los retos, nos sentimos bloqueados. Estancados. Algunos psicólogos y terapistas han tratado de resolverlo por años.

Decimos que queremos cambiar. La idea del cambio es atractiva. El concepto del cambio es inspirador. Pero hay un profundo miedo. El miedo a lo desconocido. Si una persona nunca ha sentido lo que es estar saludable y balanceado en su vida, no hay marco de referencia. 

Si me he identificado como deprimida y con sobrepeso durante toda mi vida, ¿cómo puedo ver más allá de aquello con lo que me identifico? Es aterrador mirar más allá de lo que sabemos mentalmente que es verdad… incluso si creemos firmemente que lo quieren. Es casi como una pequeña muerte.

La cuestión es que la mayoría de nuestros deseos provienen de nuestra mente, y a menudo de la comparación con lo que está fuera de nosotros mismos. Creemos que ‘debemos’ vernos diferente, sentirnos diferente, actuar diferente, etc. La vida con enfoque externo puede resultar en sentirnos ‘menos que’ o ‘no lo suficientemente buenos’. Y se está volviendo crónico.

Pero, ¿y si realmente no hay ningún problema? Estamos luchando contra nosotros mismos y sin darnos cuenta. Estamos luchando contra la parte de nosotros mismos que quiere florecer. La parte de nosotros mismos que anhela el crecimiento. Esa parte expansiva de nosotros mismos viene equipada con un elemento de lo desconocido. Esencialmente tememos la posibilidad de la grandeza. De florecer. De libertad. Es casi más fácil para algunos de nosotros repetir ciclos de vida poco saludables debido al hecho de que al menos sabemos qué esperar.

A la luz del autosabotaje, es importante considerar quién es este ‘yo’ que te está saboteando ¿Por qué hay una desconexión? Parece que estamos en conflicto con nosotros mismos porque hemos olvidado quiénes somos. Vivimos de manera parcial. 

Algunas direcciones de la mente, algunas direcciones del corazón, algunas direcciones de nuestros padres, nuestros amigos, nuestros maestros, la sociedad. Cuando una persona está completamente integrada, ya no hay ida y vuelta. No hay más confusión.No más sufrimiento.Podemos conocernos a nosotros mismos a través de la meditación, la quietud, el silencio y la reflexión. No a través de la mente. No a través del pensamiento. A través del sentimiento, a través de la respiración, a través del ser.

Para cumplir el propósito de nuestra vida debemos estar dispuestos a sumergirnos en lo desconocido conscientemente. Debemos estar dispuestos a dejar de la nada lo que no está ayudando a nuestra expansión. Cuando consideramos que no hay problema, ¿quiénes seremos?

¿Qué haré si no tengo nada de qué quejarme? ¿No pasa nada? ¿Qué voy a hacer con ese espacio? Es casi más fácil identificarse con la parte de nosotros mismos que está rota en lugar del espacio entre quien soy ahora y en quien me estoy convirtiendo. El espacio vacío. El espacio de puro potencial. 

Los invito a considerar que la transformación sostenible nace en el terreno fértil de la amplitud. Una inmersión profunda en lo desconocido es tan aterradora como milagrosa y reveladora del potencial humano.

Leave a reply

Espera un segundo...

Suscríbete a mi newsletter

¿Quieres recibir contenido adicional? Déjame tu correo y estaremos en contacto