¿Qué pasa con las calorías?

Con frecuencia tomamos alimentos saludables y nutritivos y los convertimos en bombas de calorías. Es fácil de hacerlo, es perjudicial y lo hacemos sin pensar.


Por ejemplo, una manzana, Piensas ¿qué tiene de malo una manzana?. Veamos, tiene vitaminas, minerales, fibra y sólo 75 a 100 calorías. Si comiéramos las manzanas como salen del árbol, no tendríamos ningún problema. Pero nos encanta ponerles azúcar y hacer compota de manzana con lo que se duplican las calorías, o bien, extraemos el jugo, lo que elimina la mayor parte de la fibra y concentra las calorías, y peor aún: el pastel de manzana, también es un desastre de la nutrición, una porción facilmente puede tener ¡500 calorías! ¡Uno tendría que comer 5 o 6 manzanas para reunir esas calorías!


Otro ejemplo? Las papas. Una papa grande de 250 gramos contiene 140 calorías y la papa como sí misma es una maravilla de alimento, pero ¿cómo la descomponemos?




Con crema agria o mantequilla: 420 calorías

Papa hervida y después frita: 520 calorías
Papas fritas: 530 calorías
Papas fritas en hojuelas: 1,200 calorías


Además a las ensaladas les añadimos aderezos basados en grasas, a las frutas las convertimos en postre y a las verduras les agregamos mantequilla y lo que hacemos con eso es añadirles calorías y más calorías hasta duplicarlas, tripicarlas o hasta quintuplicarlas! Y todavía preguntamos, ¿por qué estamos con sobrepeso?


Pero y entonces, ¿qué podemos hacer?


  • Reemplazar un mal hábito por uno bueno y repetirlo persitentemente y con determinación, creará un estilo de alimentación más sano.
  • Puedes empezar por comer alimentos más naturales, orgánicos, preparados sin excesos de condimientos ni aderezos. Incluye alimentos preparados con cereales integrales, sin refinar, pan hecho con harina integral, arroz integral, pastas integrales, frijoles, etc. También debes incluir verduras crudas de toda clase para preparar ensaladas y aderezar con limón. No deben faltar los tubérculos, como papas, camote y zanahorias. Las legumbres son excelentes también (garbanzos, frijoles, lentejas, habas, etc.)
  • Comer fruta fresca y con cáscara sin añadir azúcar. Por ejemplo, comer una naranja pelada en lugar de tomar su jugo, proporciona más alimento y fibra y aporta menos calorías. 
No tocando esas bombas calóricas por lo menos la mayor parte de las veces, puedes ingerir mayor cantidad de alimento, sentirte más satisfecho y aún así perder peso.

Y como siempre te lo recomiendo, asesórate de un experto en nutrición y salud para llevar una alimentación y estilo de vida más saludable y en equilibrio.

Un abrazo.


Leave a reply