Mi historia personal de los últimos 3 años más estresantes y tristes de mi vida y cómo logré salir de ellos…

¡Vaya título! Ya saben, el drama primero… =)

Bueno, este año ha tenido de todo, y como les expliqué en un post en mis redes sociales, he estado en un lugar muy profundo interno en donde he ido muy adentro, más que los 2 años anteriores, que han sido muy difíciles para mi, Por primera vez en mi vida, voy a hablar de esto de manera abierta y pública,  voy a compartirlo, pero no tan a fondo, es decir, no voy a exponer a personas ni a comentar las razones de mi separación por ejemplo o lo que implica vivir el cáncer de un ser querido, y el compartir esto públicamente lo hago por dos poderosas razones:

  1. Porque es terapéutico, quiero compartirte mi experiencia de vida, y…
  2. Porque mi intención más profunda de mis programas, de este post, de mi blog, y mi misión como Health Coach es brindar educación, acompañamiento, y herramientas no solo de alimentación primaria (mente- cuerpo-espíritu) , sino alimentación secundaria también (la comida) y la relación que hay entre ellas y las hormonas. que ayuden a la superación personal, a sanar, a cambiar hábitos a adoptar un estilo de vida saludable y crear valor y poder a las mujeres para salir y enfrentar enfermedades y situaciones estresantes, y qué mejor que hacerlo que poniéndome como ejemplo.

Así es que habiendo dicho esto, les comparto mi experiencia de vida personal y profesional de los últimos 3 años que han sido significativos para ambos ámbitos de mi vida:

En el 2014 diagnosticaron a mi papá con cáncer en la vesícula biliar, lo operaron y rápidamente entró a un tratamiento de cáncer, que lo debilitó mucho, que incluían quimios y radiaciones. Al mismo tiempo, mi ex esposo y yo empezábamos terapia psicológica, debido a problemas en el matrimonio, los cuales no tuvieron arreglo y a finales del año, decidimos separarnos. En enero de 2015 me separé y me fui a vivir sola, lo cual me trajo un desbalance económico, pues empecé de menos cero, aunque mi ex me ayudó mucho, la ayuda no era suficiente y me endeudé. Aunado a la situación emocional papá – ex – trabajo – economía… tuve una caída en mi salud y fui a dar al hospital con apendicitis y me operaron, nunca me había sentido tan sola en mi vida (aunque mi familia me acompañó en el hospital). Por lo tanto, mi economía y mi trabajo, empezó a disminuir. Todo ese año fue difícil, pues enfrentar la separación y vivir de cerca el cáncer de mi papá, verlo sufrir y ver cómo se va debilitando cada vez más, me trajo un depresión “controlada”, suprimida por mi misma, pues “hay que ser fuertes y todo va a estar bien”, mucho estrés y nada de ganas de trabajar, sin embargo tenía que hacerlo y lo hacía, pero poco.

En marzo de 2015,  mi ex tuvo un accidente que compromete su vida, muy grave, que hace que me una un poco más a el y me confunda acerca de la separación y mis sentimientos hacia él y de él hacia mi. En agosto de este mismo año (2015) me caigo de las escaleras provocándome un esguince de cuello, fractura de codo, y golpes en la espalda. En radiografías, nos damos cuenta de que tengo un problema de nacimiento en la espalda, ya que tengo una vértebra de más y esa vértebra se dañó con la caída, por lo que el hacer ejercicio se complica y mantener ciertas posturas. No puedo cargar nada pesado, debo cuidar mucho las posturas y mi espalda para siempre. En noviembre de ese mismo año operan a mi mamá por un problema de infección en una muela, que se estaba haciendo muy problemática, no fue una cirugía fácil, fue de hospital y fue muy estresante, pues fue cuando mi papá estaba decayendo mucho. El mismo día de la cirugía, internan a mi papá de emergencia y los doctores no nos decían nada. Yo en el hospital con mi mamá fingiendo que todo estaba bien, para no preocuparla y mis hermanos en el hospital con mi papá. Frustrante, desesperante, estresante, triste… ¿qué otro adjetivo podría describir esta situación? ¡Uf!

El 11 de diciembre de 2015, fallece mi perrito, que literal era mi hijo/bebé y el 12 de diciembre (al día siguiente), internan a mi papá nuevamente,  en el hospital. El comienzo del fin. El 24 de diciembre, dan de “alta” a mi papá; no porque estuviera bien, sino para que muriera en paz, en familia y en su casa. Pasamos una Noche Buena y Navidad muy triste. El 6 de enero de 2016, fallece mi papá y el 8 de enero (a los dos días) firmo mi divorcio. En marzo de ese mismo año, me entero que mi ex tiene novia.

¡Pueden imaginarse la cantidad de estrés y tristeza que acumulé y seguía acumulando por tanto tiempo! Mi trabajo cayó, mi vida personal un desastre y yo toco fondo. Los que me conocen y vivieron conmigo toda esta experiencia de vida, saben que la pasé MUY MAL. Tuve depresión diagnosticada por Psiquiatra y Estrés diagnosticado por mi Doctor. Empecé a engordar, aún comiendo sano, pero mis ganas de salir adelante eran muchas y cada vez más fuertes, así es que con la ayuda de mi Psiquiatra, salí de la depresión. Después empecé a tomar muchos cursos, terapias y a leer libros de superación personal, los cuales me ayudaron muchísimo: fui con una psicóloga, con una life coach, con una tanatóloga y leí como 10 libros sobre depresión, co-dependencia, etc. Entre a un curso de Emprendimiento y mi negocio empezó a salir adelante.

Sin embargo, mi peso seguía aumentando y mi estrés… también. Este año, 2017 ha sido increíble, pues me siento realmente “aliviada”, solté, perdoné y me liberé. Pero mi cuerpo me empezó a reclamar tanto exceso al que lo sometí por 2 años, así es que mi peso seguía subiendo (aunque yo seguía comiendo sano). La buena noticia fue que me hice exámenes hormonales y estoy limpia, ya no produzco quistes, mi endometriosis está controlada, mi síndrome de ovario poliquístico controlado, todo bien, menos mi peso. . Al mismo tiempo, es lo que menos me preocupaba, pues el peso es relativo, y nunca me he sentido tan sana y con tanta energía como este año, así es que dentro de tanta terapia y curso tomado, aprendí a escuchar (aún más) a mi cuerpo, a entenderlo, me conozco tan bien en todos los aspectos, en todos los niveles (físico, psicológico, emocional) que acepté mi realidad y empecé a amar a mi cuerpo. Esto no quiere decir, que acepte y me conforme con mi peso, eso quiere decir, que amo mi cuerpo, acepto que tengo una realidad de sobrepeso, que no me gusta y quiero arreglar, que no es el momento de hacerlo, pero lo haré pronto, pero me gusto y me amo así como soy.  Como mi programa lo dice: No es Fuerza de Voluntad son tus Hormonas, sospechaba que ese impedimento a bajar de peso, no tenía nada que ver con lo sano o nada sano que estuviera comiendo, sino con el estrés y la falta de ejercicio pues me prohibieron hacerlo, me bloquee.. El doctor, la nutrióloga y yo, nos dimos cuenta de que sí, efectivamente era eso y tengo que trabajar no solo en seguir comiendo saludable, sino en hacer ejercicio (el adecuado para mi espalda) y manejar mis emociones.

Este año, mi negocio retomó su camino y yo retomé las riendas de mi vida y de mi negocio. La manera en que lo hice y sigo haciendo, fueron varias y te lo comparto con mucho amor en el próximo post.

Gracias por leerme, por acompañarme y por siempre estar.

Con Salud y Cariño,

Vero

 

Leave a reply