Tener síndrome de intestino irritable es justo eso… ¡irritable!

Desde los 15 años he sufrido de este síndrome y es algo que me cuesta mucho trabajo controlar puesto que es un padecimiento cuyo síntoma principal y más común es el estrés. Mi estómago se inflama de tal manera que parezco embarazada de 7 meses, el dolor de intestino, parada, sentada, yendo al baño, de cualquier manera, es insoportable. Mucha gente puede tener diarrea y estreñimiento, pero en mi caso es solo estreñimiento. Por lo general es un miedo espantoso a comer lo que sea, porque la inflamación y el dolor es casi automático.

¿Te suena conocido? ¿Te estás preguntando si tienes intestino irritable (alias colitis)?… bueno, te explico qué es, cuáles son los síntomas y qué puedes hacer al respecto:

¿Qué es síndrome de intestino irritable (SII o colitis)?

El Síndrome de intestino irritable (SII) es un trastorno común que afecta el intestino grueso (colon). Causa comúnmente cólicos, dolor abdominal, distensión abdominal, gases, diarrea y estreñimiento.

En condiciones normales, la comida pasa por el tracto digestivo gracias a las contracciones rítmicas de los músculos intestinales, proceso llamado peristaltismo. En el colon irritable, estos músculos tienen espasmos y las contracciones pierden coordinación. Esto puede hacer que los contenidos pasen muy lento o muy rápido, causando dolor abdominal y diarrea o estreñimiento.

Los investigadores han encontrado que hay muchas causas que provocan el Síndrome de Intestino Irritable, pero ninguna se ha comprobado. Entre otras causas están las infecciones virales y bacterianas, parásitos, el uso excesivo de antibióticos, la intolerancia a la lactosa o reacciones adversas a alimentos como el trigo (gluten) o el brócoli. Algunos expertos creen que se es debido a tener un tejido muscular liso muy sensible, no sólo en el tracto digestivo, sino en otras partes del cuerpo. Otros creen que se debe a una inflamación de las paredes del intestino. Pero un factor importante en casi todos los casos de colon irritable es que el estrés agrava los síntomas. 

Los signos y síntomas del síndrome del intestino irritable pueden variar ampliamente de persona a persona y a menudo se asemejan a los de otras enfermedades. Entre los más comunes son:

  • Dolor abdominal o calambre
  • Inflamación del vientre
  • Gases
  • Diarrea o estreñimiento, a veces se alternan episodios de estreñimiento y diarrea.
  • Moco en las heces

Si bien no se conoce con claridad la causa exacta de este síndrome, es posible reducir los síntomas con cambios en la dieta y estilo de vida.

En mi próximo Taller «No es Fuerza de Voluntad son tus Hormonas, El Protocolo»,  he proporcionado varios protocolos, no importa si estás estreñida. La línea de base que es adecuada para todos implica fortalecer la barrera intestinal y el intestino. Pero voy a ser honesta, esto no es un cambio de la noche a la mañana y el tiempo dependerá de cada caso individual. Pero algo sí es seguro: tendrás el apoyo que necesitas en cada paso del camino para mejorar tu calidad de vida.

¿Cómo curar o mejorar un colon irritable?

Para entender cómo curar un intestino irritable necesitas primero entender lo que hace que tengas el síndrome y el estrés es un factor enorme. Lo digo todo el tiempo en mis talleres y en mis sesiones uno a uno de Coaching Individual – los suplementos no son mágicos. Si no has trabajado en los niveles de estrés entonces siempre tendrás problemas digestivos. Punto.

Otros factores son:

  • Alimentos procesados (alimentos envasados, azúcar refinada y carbohidratos refinados)
  • Sobrecarga de tóxicos (por comida, medicamentos, alcohol, drogas, productos químicos ambientales)
  • Desequilibrio bacteriano (candida – especialmente si has estado tomando la píldora anticonceptiva)

Así que mientras tanto, quiero darte mi receta de caldo de hueso. Es increíblemente sano y curativo para el intestino y esta receta es sólo una parte del Protocolo. Si eres vegetariano, entonces puedes suplementar con polvo de L-glutamina (1/2 cucharadita para empezar).

Caldo de hueso

bone-broth-recipe-fb-538x538

Puedes ir a tu carnicería favorita para que te regalen o vendan huesos de carne de res (también lo puedes hacer de pollo o de pescado, esta vez yo usé de res)

2 kilos (o más) de huesos de una fuente sana
1 cebolla
2 zanahorias sin cáscara
2 chayotes sin cáscara
2 calabacitas
4 tallos de apio
1 manojo de perejil
1 cucharada o más de sal de mar
1 cucharadita de pimienta
1 cucharada de vinagre de sidra de manzana crudo
6 dientes de ajo
hierbas
Una olla grande con agua

Instrucciones

Cocina durante al menos 4 horas (quizás tengas que añadir más agua porque se reduce). Si te sobra lo puedes congelar para después.

Con cariño y salud,

Vero Villalobos

 

Leave a reply