Estuve platicando el otro día con una mujer que me pedía mi mejor consejo sobre cómo tratar la endometriosis. Me dijo de su desesperación y lo difícil que ha sido su tratamiento, largo, lento y doloroso. Empecé a platicar con ella sobre mi historia y cómo yo he logrado llevar balance a mi vida (mis consejos y experiencia que puedes leer por ti misma aquí), y de repente empezó a llorar.

Y todavía lloró más cuando le dije:

«Por favor, recuerda que tu no eres tu enfermedad, tienes endometriosis, no eres endometriosis.»

Diapositiva1

Nos encanta darle a nuestra salud (o a nuestra falta de salud) un nombre, ponerle una etiqueta, como si nos consolara saber lo que es y tal vez un medio para realmente tratar el problema en específico.

Una vez tuve una coachee que tenía una condición de salud seria, estaba semi diagnosticada pero no confirmada, y así era como ella lo quería. Reconoce que si hubiera sido nombrada ‘x’ o se le hubiera puesto una etiqueta o nombre a su condición, se convierte en parte de ella y dicta su vida. Además, se convierte en parte del problema más grande y ralentiza el proceso de curación.

Yo ya he estado aquí antes. Cuando me diagnosticaron endometriosis, juré que me moría, que era cáncer o algo peor y que me iba a morir, era el fin. Después investigando y entrevistando doctores, descubrí que no es cáncer y que no me iba a morir, pero que es una condición con la cual tengo que vivir y aguantar sus efectos, que daña tu sistema inmune y va acabando con tu salud poco a poco, lentamente.

Esta etiqueta y este nombre, yo lo adopté como tal y lo hice mío. El resultado fue ese, ¡me convertí en endometriosis y me sentía pésimo! Resulta que cada vez empeoraba más, menos energía tenía, menos líbido, más dolor, más sangrado, más comía mal y compulsivamente, mi relación con mis amistades y familia empeoraba, no podía salir a la calle del dolor, no podía trabajar…  y obviamente… peor calidad de vida.

Recuerdo el punto exacto de inflexión, el momento en que hice la elección de que yo, sin importar qué y cómo, me concentraría en mi salud y empezar a crear la vida que quería hacer, en lugar de eso que no me iba a llevar a donde quería ir. Yo lo sé, no es fácil, pero cuanto más me enfocaba en la grandeza de mi salud y en lo grande que soy yo, mi estado de salud mejoraba – ya no estaba permitiendo que el miedo guiara mi historia. Seguí centrándome en la salud y sólo encontré más pruebas de UNA MUJER PRÓSPERA.

Hoy en día, se trata de cómo DECIDO vivir mi vida.

Tal vez estás luchando con tu peso. Es el ejemplo perfecto. No estás gorda. Tu tienes grasa. Al igual que tu no eres una uña – tienes uñas.

Lo mismo es para tu condición. Tu podrías estar experimentando infertilidad o endometriosis o SOP – NO ERES ESTAS COSAS, TU TIENES ESTAS COSAS.

¿Ves? Si nos centramos en la etiqueta podemos tener exceso de estrés y ansiedad alrededor de él y empezar a creer algo que sin duda no lo es!

¿Cómo hago ese cambio?

Inicia con ser consciente de los pensamientos y sentimientos que tienes sobre tu salud. Cuando buscamos los síntomas, es lo que hacemos con esta valiosa información lo que es importante. Si utilizamos esto que nos ayuda a encontrar respuestas más profundas, en lugar de aceptarlo, empezamos a nivelar el camino para el cambio. ¿Esto quita el síntoma inicial? ¡Para nada! Pero nos permite eliminar el foco y nos vuelve a enfocar en lo que se necesita para actuar. ¡Esto puede realmente aplicarse a todo en la vida!

Espero que puedas preguntarte:

  • ¿Qué te están diciendo tus síntomas y qué puedes hacer diferente para usar estos síntomas y realmente hacer los cambios adecuados?
  • ¿Qué puedes hacer para desconectarte de tu condición que te lleve hacia una mayor Salud?
  • ¿Cuán hermoso es que todo esto comienza con una simple decisión?

 

Elegir salud sobre enfermedad y recordarnos de nuestra visión.

 

Te invito a mi protocolo online el próximo 30 de Enero, date la oportunidad de conocerte, escuchar a tu cuerpo, saber cómo funciona y nutrirlo de forma correcta para tu salud hormonal.

Me encantará ser tu Coach de salud y bienestar integral. Inscríbete aquí: http://verovillalobos.com/tour2017/protocolo-online.html

Con salud y cariño,

Vero Villalobos

Leave a reply