Un bronceador natural


Composición de la zanahoria

Contiene

Proteínas 20%
Grasa 0.2%
Azúcares 7.3%


La zanahoria contiene abundantes vitaminas y predomina la de tipo A en forma de provitaminas, sólo igualada por las espinacas, y con casi el doble de cantidad que el perejil. Posee también hierro, potasio y calcio en niveles muy considerables y algo menos de fósforo. Aporta alrededor de 40 calorías por cada 100 gramos de alimento.
La composición de la raíz es muy compleja y entre sus azúcares contiene glucosa y sacarosa. También un 1,7% de fibra en estado bruto y casi otro tanto de cenizas. Cotiene fosfátidos, como la lecitina y la glutamina. Pero sobre todo destaca por sus grandes cantidades de caroteno o materia colorante amarilla, la provitamina A.

Usos y propiedades

La zanahoria contiene casi el 90% de agua y es hipocalórica, aporta 40% de calorías. Es un antioxidante y eficaz protector de la piel. En 100 gramos de zanahoria contiene 4 y 10 mg de vitamina A, el organismo necesita 2 miligramos diarios, esto es fundamental para el desarrollo de los niños.
También ayuda a la secreción de leche materna, así es que mamás, una buena forma de ayudar a generar leche, coman zanahoria.
Previene los procesos degenerativos de la piel y regula los procesos intestinales ya que contiene mucha fibra. Equilibra la secreción biliar y favorece el aumento de glóbulos rojos y es excelente para la vista.


Zanahoria para el cutis

Por sus características la zanahoria ofrece una protección básica a la epidermis cuando la piel se expone a los rayos solares. También mediante algunos alimentos la piel puede permanecer suave, tersa y bronceada durante el verano. La zanahoria tiene carotenos en grandes cantidades, por lo que favorece el bronceado en esos días de playita, y te protegen la piel del sol.
Mantienen la piel hidratada y le proporcionan un tono bronceado. Comer zanahoria unos días antes de tomar el sol ayuda a proteger la epidermis pues sus betacarotenos activan la producción de la melanina. En verano actúan contra estos radicales que se generan por una excesiva exposición al sol. 

También funciona como un eficaz antioxidante y así previene los efectos negativos de la edad y dolencias como el cáncer. Los betacarotenos además neutralizan los radicales libres. Estos son unas moléculas reactivas con una alta carga energética, dañan las membranas de las células y el material genético que contienen. 


Cómo me preparo un jugo de zanahoria?

El zumo de zanahorias se toma crudo en cantidades que varían entre 50 y 400 gramos al día. Lo primero es limpiar las zanahorias de polvo e impurezas metiéndolas en agua, se le quita la pielecita de encima con un pelador de papas o se puede dejar la piel y extraer su jugo con todo y la piel. Si no tienes extractor de jugo lo puedes hacer en la licuadora y lo cuelas o si te gusta y toleras puedes comerte la fibra, y le puedes agregar agua para que se haga menos espeso. Si quieres le puedes añadir también limón o naranja.

¿Bronceador?

Una poción exclusiva para ponerse moreno es la compuesta por dos zanahorias, una naranja, un tomate. Lo ideal es exprimir por un lado el zumo de la naranja. Por otro, lado en la licuadora se prepara el de tomate y el de zanahorias. Luego se mezclan todos y el zumo multifruta resultante se bebe casi de un trago. Esta bebida natural mezcla los betacarotenos (vitamina A) de la zanahoria y el tomate que ayudan a la formación de melanina y protegen la piel. La vitamina C de la naranja (antioxidante) previene a la piel del envejecimiento solar. No es recomendable tomar más de un zumo al día pero si empezar a tomarlo incluso quinc
e días antes de la exposición al sol.

Así es que este verano, prepara tu bronceador tomado y ¡listos para la playa!

Un abrazo!



Leave a reply